Su objetivo es indemnizar al ASEGURADO por el manejo doloso de dinero, valores o bienes en que pudiera incurrir personal de la empresa, es decir, garantizar la fidelidad y buen manejo de todos sus empleados.