Su objetivo es indemnizar las pérdidas o daños que sufran los bienes asegurados dentro de los establecimientos, como consecuencia del acto de apoderarse ilegalmente de ellos, quedando como evidencia huellas visibles de violencia o de escalamiento. Igualmente se indemniza las pérdidas causadas a los bienes asegurados por individuos que con el propósito de sustraerse tales bienes, ejecuten violencia contra el asegurado o las personas al servicio de éste. Así mismo los amenacen con peligro inminente, le suministren drogas, tóxicos, etc. para colocarlos en estado de indefensión o privarlos del conocimiento, cuando estas personas se encuentren dentro del riesgo asegurado.