Se define como la protección contra las pérdidas financieras y económicas causadas por la ocurrencia de la muerte prematura. Por lo tanto, proporciona los medios con los que una persona puede compensar a sus beneficiarios de la pérdida de sus ingresos o entradas futuras al ocurrir su muerte.